La DGA ordena cerrar el coto de Bastaras, en el que se destruyó la cueva de Chaves

Ana Ipas. Heraldo de Aragón.

La resolución, que contempla también una multa, no será efectiva de inmediato y el proceso podría acabar en los tribunales. El Gobierno aragonés ha ordenado el cierre del polémico coto de Bastarás, finca ubicada en el municipio de Casbas de Huesca y en la que se destruyó uno de los yacimientos neolíticos más importantes de Europa para construir un abrevadero. Así se contempla en la resolución del expediente sancionador que tramitaba el departamento de Medio Ambiente contra la propiedad por introducir una especie foránea en estos terrenos, una cabra africana denominada arrui. Los problemas de la propiedad no acaban aquí, ya que la destrucción de excavación arqueológica de la cueva de Chaves está en el juzgado. La resolución, que fue firmada hace unos días, ha sido remitida a los propietarios de la finca, la firma FIMBAS S. A., cuyo administrador único es Antonio Francisco de la Fuente Vidal, directivo, administrador y apoderado de varias compañías de Victorino Alonso, el nombre al que apuntan ecologistas y otras organizaciones como propietaria real de los terrenos. Además, en dicho documento se contempla también una sanción económica, aunque fuentes de Medio Ambiente no pudieron precisar a qué cantidad asciende. Esta no era la primera infracción que la propiedad del coto realizaba, ya que FIMBAS S. A. acumula unas 15 denuncias medioambientales en los últimos seis años. Pero sí ha sido esta última la que ha conllevado una consecuencia más grave. Y es que hasta ahora la propiedad había resuelto sus problemas pagando las multas y haciendo caso omiso de las recomendaciones del Gobierno aragonés. Sin embargo, la introducción de una especie alóctona está considerada como una infracción muy grave en la Ley de Montes y de la Caza, una acusación que ha abierto la puerta a Medio Ambiente para acabar con un coto en el que la gestora ha colocado 20 kilómetros de valla cortando caminos y cercando monte de utilidad pública, parte del cual se encuentra además dentro del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara.

La propiedad puede recurrir

 A pesar de la resolución, el cierre definitivo podría demorarse años. Porque contra la resolución del departamento de Medio Ambiente en la que se ordena el cierre de este coto, los propietarios pueden levantar un recurso de alzada. En caso de que el Gobierno aragonés ratifique su resolución, FIMBAS S. A. todavía tendrían abierta la vía de los tribunales ordinarios e interponer un recurso contencioso administrativos. Su recurso, sin embargo, no sería el primero de esta finca que llega al tribunal. En la actualidad, el juzgado de instrucción número 4 de la capital altoaragonesa lleva el caso por la destrucción del yacimiento neolítico de la Cueva de Chaves que, junto al valenciano de Or, era de los más destacados de España. La fiscalía, durante la instrucción, visitó las excavaciones arqueológicas acompañados de varios técnicos de Patrimonio y tras comprobar que existían indicios de delito, concretamente que el asolo para convertirlo en pesebre podía vulnerar los artículos del 321 al 324 del Código Penal, los relativos al Patrimonio artístico, presentaron la denuncia en el juzgado.

Enlace a noticia Heraldo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s