Aragón pide ayuda al Estado para proteger una cueva del neolítico que ha sido expoliada

YOLANDA AZNAR / ABC

La Cueva de Chaves está dentro de una propiedad privada y sus dueños han acabado con restos arqueológicos muy valiosos, según denuncian varias asociaciones.

En la comarca oscense de la Hoya de Huesca, en el corazón de la Sierra de Guara, se encuentra la Cueva de Chaves, que alberga retos arqueológicos del neolítico únicos en Aragón. Es el segundo yacimiento de la época más importante de la península y uno de los más relevantes a nivel internacional. Sin embargo, gran parte de ese patrimonio ha sido expoliado en los últimos años. Ahora, desde Aragón piden la colaboración del Estado para depurar responsabilidades y, sobre todo, para proteger los pocos restos que todavía se conservan en su interior.

La Cueva de Chaves está dentro de la propiedad privada de la empresa Fimbas S. A.., que acumula numerosas denuncias por irregularidades medioambientales. La propiedad se conoce como finca de Bastarás y en su interior se realizan numerosas cacerías. El problema es que unas obras puestas en marcha en el interior de la propiedad han acabado por destruir gran parte de los importantes restos del neolítico.

La polémica por la destrucción del yacimiento neolítico hallado en la Cueva de Chaves ha sobrepasado el ámbito patrimonial y ecólogico y ha llegado hasta el Congreso de los Diputados. Allí, Chunta Aragonesista ha presentado varias preguntas para que el Gobierno central se implique en su conservación.

Piden que se pongan en marcha medidas para proteger los restos que todavía se conservan y sobre todo le reclaman qe actúe de urgencia para expropiar este coto de caza por su alto valor patrimonial. Y es que al estar en una propiedad privada, los restos arqueológicos están más desprotegidos.

De momento, el tema está en los tribunales. La Dirección General de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad del Gobierno de Aragón impuso a la propietaria de la finca una sanción de 30.000 euros, el cierre del coto, la eliminación de toda la fauna alóctona y la retirada total del vallado perimetral. Esta orden fue ratificada por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón. Sin embargo, la empresa ha recurrido al Supremo. Así, la sentencia ha quedado en suspenso hasta que el Tribunal tome una decisión al respecto.

Mientras, en la finca se puede seguir cazando. Así lo denuncian desde Ecologistas en Acción. Aseguran que la empresa oferta 60 puestos de tiro para tres monterías que se van a realizan en Bastarás en la actual temporada de caza. Cada puesto de tiro está valorado en 3.500 euros. Es decir, pueden obtener unos beneficios de 210.000 euros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s