“Un testigo atribuye la decisión de actuar en la Cueva de Chaves a Victorino Alonso” (Diario del AltoAragón)

Diario del AltoAragón

LA HOYA. DESTRUCCIÓN DEL YACIMIENTO NEOLÍTICO

Un testigo atribuye la decisión de actuar en la Cueva de Chaves a Alonso. Un ex trabajador de Fimbas declaró ayer en el juzgado.

D.A. HUESCA.- Un antiguo trabajador de Fimbas, la empresa que gestionaba el coto de caza de Bastarás (en el municipio de Casbas de Huesca), declaró ayer que Victorino Alonso, el empresario imputado en la causa abierta por la destrucción de la Cueva de Chaves -importante yacimiento neolítico situado en el citado coto- era “el único jefe y patrón de todos los negocios en la finca”.
Así lo aseguró ayer Apudepa (Asociación Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés) en una nota de prensa, en la que explicó que el ex trabajador declaró ayer como testigo en el Juzgado número 3 de Huesca. Apudepa, que desde que en la primavera del 2007 se supo de la destrucción de la Cueva de Chaves ha recabado información al respecto y ha ejercido la acusación particular en cuantas testificales han tenido lugar en el juzgado, aseguró que el ex trabajador de Fimbas, acompañado de documentación, dejó claro que el imputado Victorino Alonso, empresario vinculado al carbón y a otras muchas actividades en España, era quien daba “todas las órdenes”. Añadió que, según la declaración, “su presencia en el coto era mucho más frecuente de lo que hasta ahora sabíamos por cuanto sus estancias eran cuando menos mensuales y se prolongaban varios días, supervisando el coto y las numerosísimas obras medioambientales que se fueron haciendo, sin los permisos oportunos, en la primera década del siglo XXI”.
Por la declaración -prosiguió Apudepa- quedó patente que Alonso, también como dueño de la empresa Ferpi, “ordenaba el
traslado de la maquinaria pesada, utilizada en el aeropuerto de Monflorite, al coto de Bastarás y que fue él directamente quién dio la orden de actuar masivamente en la gran Cueva de Chaves, suponiendo el trabajo ordenado la destrucción absoluta del gran yacimiento del neolítico ibérico, el segundo de mayor importancia en España”, apuntó la asociación en la nota.
Según la declaración de ayer, prosiguió Apudepa, la intervención en la cueva no se hizo en un solo día ni por una sola persona
sino que intervinieron al menos cuatro o cinco profesionales y “potentísimas” máquinas. “La orden que dio Alonso al palista
fue que los materiales removidos, todos con restos arqueológicos del neolítico, fueran a parar a un barranco para actuar de dique”, señaló la asociación en la nota.
Por todo ello, Apudepa considera que gracias a la declaración de ayer se está, “por fin, más cerca de la verdad y eso es una buena noticia para Aragón y toda España”, a la par que se felicita de que gracias al procedimiento judicial “vaya surgiendo
la verdad en relación con un caso tan importante relativo al patrimonio cultural aragonés”.

===

Heraldo.es

Un trabajador dice que Victorino Alonso ordenó destruir la cueva de Chaves

Un antiguo trabajador de una empresa dirigida por el imputado por la destrucción de la cueva de Chaves le acusa de dar la orden de destruirla.

Este martes ha tenido lugar la declaracion de uno de los imputados en el juicio por el expolio de la cueva de Chaves en Huesca en el juzgado nº 3 de la capital oscense.

Además del empresario Victorino Alonso y del trabajador que ha comparecido como testigo, en la causa están imputadas otras dos personas vinculadas laboralmente con el empresario.

_chaves_8a8e1b38

Cueva de Chaves Foto: Heraldo.es

Según indica, Apudepa en un comunicado, la declaración de Alejandro Millet, ha reconfirmado al empresario Victorino Alonso como el responsable del expolio que se conoció en 2009.

Alejandro Millet, antiguo trabajador de a empresa Fimbas, dirigida por Victorino Alonso ha dejado claro, en su declaración, según indica Apudepa, que el imputado  “era el único jefe y patrón de todos los negocios en la finca del coto de Bastaras en Huesca”.

“Todas las órdenes las daba él y su presencia en el coto era frecuente”, según indican en el comunicado y que, añade: “supervisaba el coto y las obras medioambientales que se fueron haciendo”.

En la declaración, ha explicado que Alonso, “también como dueño de la empresa Ferpi, el imputado, ordenaba el traslado de la maquinaria pesada, utilizada en el aeropuerto de Monflorite, al coto de Bastaras” y ha añadido “que fue el directamente quién dio la orden actuar de masivamente en la gran Cueva de Chaves”.

La cueva era un yacimiento del neolítico ibérico, el segundo de mayor importancia en España.

En la declaración de este martes, según el comunicado de Apudepa, se ha conocido que la intervención en la cueva no se hizo en un solo día ni por una sola persona sino que intervinieron al menos cuatro o cinco profesionales y máquinas.

“La orden que dio Alonso al palista fue que los materiales removidos, todos con restos arqueológicos del neolítico, fueran a parar a un barranco para actuar de dique”, ha explicado el testigo, según Apudepa.

La destrucción de la Cueva de Chaves fue denunciada en este año por la fiscalía de Huesca a instancias del Gobierno aragonés, que presentó toda la documentación referida a los daños causados al yacimiento, en el que trabajaba desde años atrás el exdirector del Museo de Huesca Vicente Baldellou.

===

“Testigo achaca al empresario Victorino Alonso la destrucción de Cueva Chaves. ABC.es

Ecologistas critica que se pueda seguir cazando en la finca de Bastarás

“Es algo inaudito, siguen haciendo lo que quieren”, denunció el colectivo

HUESCA.- Ecologistas en Acción lamentó ayer que legalmente puedan celebrarse las monterías en la finca de Bastarás que han sido ofertadas para hoy, el 1 de diciembre y el 23 de febrero por la empresa “Servicio de Caza Cabezas”. Según explicó ayer el miembro de este colectivo Chesús Ferrer, “la empresa ha recurrido al Tribunal Supremo la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA), que ha quedado en suspenso, y como el Gobierno de Aragón no pidió medidas cautelares, pueden seguir cazando”. La Dirección General de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad del Gobierno de Aragón impuso a la propietaria de la finca, la empresa Fimbas. S.A., una sanción de 30.000 euros, el cierre del coto, la eliminación de toda la fauna alóctona y la retirada total del vallado perimetral. Esta orden fue ratificada por la sentencia de la sala de lo contencioso del TSJA, desestimando el recurso de la empresa, que ha recurrido ahora al Supremo.

Diario del AltoAragón. 10-11-2012

Fimbas sigue explotando como coto Bastarás a 3.800 euros el puesto a pesar de haber perdido la licencia.

Radio Huesca

Ecologistas en Acción se ha dirigido a la Fiscalía, al Gobierno de Aragón y al SEPRONA de la Guardia Civil, poniendo en conocimiento de estas entidades, que la empresa “Servicios de Caza Cabezas” está ofertando, según informa su web, 60 puestos de tiro para tres monterías a realizar en la Finca de Bastaras durante la presente temporada de caza (10 de noviembre, 1 de diciembre y 23 de febrero). El coto de Bastarás perdió la licencia de coto al introducir especies alóctonas, por lo que podríamos estar ante una acción constitutiva de delito, dice ecologistas en acción.

Uno de los responsables de la empresa “Servicios de Caza Cabezas” explicaba a Radio Huesca Digital que cada puesto cuesta 3.800 euros y se garantiza la caza de, al menos, tres piezas de gran calidad cinegética.

Chesus Ferrer, de Ecologistas en Acción, recuerda que por orden de la Dirección General de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad del Gobierno de Aragón, de fecha 23 de junio de 2009, se imponía a la propietaria de la finca, la empresa FIMBAS. S.A., una sanción de 30.000 €, el cierre del coto, la eliminación de toda la fauna alóctona del mismo y la retirada total del vallado perimetral de la finca en dos años. Esta orden fue ratificada por la sentencia 22/2012 de la sala de lo contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, desestimando el recurso de la empresa de Victorino Alonso.

Ecologistas en Acción solicita que se tomen las medidas oportunas para impedir la realización de las monterías anunciadas, al entender que irían contra Derecho, al mismo tiempo que les pide que abran las oportunas diligencias para que se investigue si los hechos anunciados por “Servicios de Caza Cabezas” son constitutivos de delito.

Ecologistas explica que la actividad de Fimbas en Bastarás es del todo reprobable, más allá de la legalidad. Los animales que se cazan en el coto han sido criados como ganado y luego son soltados ante los cazadores sin tener ninguna posibilidad de huir.

Para Ecologistas en Acción sería muy grave, que la FIMBAS pudiera seguir gestionado el coto cinegético, tras haber sido cerrado y después de todos los desmanes que ha realizado contra el patrimonio natural y cultural, saltándose de nuevo la legislación y los procesos judiciales. No hay más que recordar la destrucción del yacimiento neolítico más importante de la Península Ibérica, situado en la cueva de Chaves.

Mucho más grave todavía sería que además siguiera obteniendo importantes beneficios económicos por ello. En este caso, si consideramos que cada puesto de tiro está valorado en 3.500 € estaríamos hablando de beneficios que superan los 210.000 €. El dinero acumulado en las cerca de 20 sanciones impuestas a FIMBAS en sus casi cuarenta años destruyendo el patrimonio del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara no llega a la quinta parte de esta cantidad. Para Ecologistas en Acción si la destrucción del patrimonio natural, paisajístico, cultural e histórico supone amplios beneficios para los responsables, está claro que algo funciona mal.

Cacería en Bastaras pese al cierre del coto.

A las pocas semanas de que el juzgado cerrara el coto cinegético, se organiza una cacería ilegal. No debería sorprendernos que en este coto cinegético hagan caso omiso a las sentencias del tribunal. Perteneciendo a Victorino Alonso, debería sorprendernos todavía menos, ya que es su práctica habitual.
A la empresa Cabezas S. Caza tampoco debe importarle mucho hacer actividades ilegales, como es organizar una cacería en un coto cerrado por sentencia judicial. A los que fueron a cazar ahí, tan sonrientes en sus fotos, tampoco les debe importar lo más mínimo. Las leyes no están hechas para ellos.

Cerrado el coto de Bastaras por la introducción de especies alóctonas.

Ecologistas en Acción ha recibido con gran satisfacción la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, por el que confirma el cierre del coto deBastaras, realizado por el Gobierno de Aragón, aunque considera baja la sanción económica.

En junio de 2009 el Gobierno de Aragón resolvía con el cierre del coto de caza, una denuncia contra la empresa FIMBAS, del grupo Victorino Alonso, por la introducción de Arruis (una especie de cabra africana) en su finca del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara. La empresa recurrió el fallo y ahora el TSJA lo desestima, confirmando el cierre del coto e imponiéndole una sanción económica de 30.000 €.

A falta de estudiar la sentencia para analizar posibles flecos, Ecologistas en Acción considera que con esta resolución se da un paso importante para conseguir, entre otras cosas, que se saquen las especies alóctonas introducidas por la empresa en el espacio protegido de Guara, la retirada total del vallado y la recuperación de todos los espacios públicos que continúan usurpados por la empresa, además de restaurar la zona degradada por diversas actuaciones de FIMBAS. Ecologistas en Acción entiende que por fin el Gobierno de Aragón está desarrollando su trabajo en este tema y anima a esta institución a dar nuevos pasos hasta conseguir estos objetivos.

Con el cierre del coto se pone fin a las cacerías organizadas que se estaban dando con bastante asiduidad en los últimos meses. Especialmente desde que el mismo tribunal que ahora ha cerrado definitivamente el coto, levantó cautelarmente la suspensión efectuada en su momento por el Gobierno de Aragón. En realidad se trata de matanzas indiscriminadas de animales que, a pesar de ser consideradas especies cinegéticas, han sido criados como ganado y que no huyen de la presencia humana. Es como matar ovejas.

Ecologistas en Acción considera baja la sanción impuesta por el TSJA, teniendo en cuenta que es una infracción considerada como muy grave por la Ley de Caza y sobre todo si se considera que la empresa sacaba el doble de beneficio por una sola jornada de montería, donde se estaban pagando 3.500 € por cada puesto de tiro.

La empresa FIMBAS todavía tiene pendientes otras resoluciones judiciales y administrativas por sus actuaciones en la finca de Bastaras, entre ellas, la del proceso judicial abierto por la destrucción de la Cueva de Chaves, uno de los más importantes yacimientos neolíticos de la península Ibérica, en la que Ecologistas en Acción está personada como acusación particular y donde el Juez ha pedido la declaración como imputados por dicho delito de tres responsables de la empresa, entre otros Victorino Alonso, presidente de la patronal del carbón.

Se pueden descargar fotos de las últimas monterías realizadas en Bastaras aqui

El cierre del coto de Bastarás abre la puerta a la recuperación de los espacios públicos usurpados

Cueva donde se encontraba el yacimiento destruído
Radio Huesca

Ecologistas en Acción ha mostrado su satisfacción ante la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón de cerrar el coto de Bastarás, donde se encuentra la Cueva de Chaves. Añaden que esta decisión “abre expectativas a cosas que actualmente se veían un poco lejanas”, como puede ser la retirada de los animales alóctonos que hay dentro del coto, la retirada total de la valla y, finalmente, la recuperación de “los espacios públicos usurpados”.

Esta formación ecologista apunta además que con esta sentencia, que condena además a la propietaria (la empresa Fimbas) a una multa de 30.000 euros por introducir arruis en el coto, “se ha hecho justicia” con las “auténticas matacías de animales alóctonos que se criaban como ganado para después matarlos directamente”.

A esta causa se suma la de la destrucción del yacimiento neolítico de la Cueva de Chaves, zona incluída dentro del perímetro del coto, y por la que el juzgado de instrucción número 3 de Huesca imputó a Victorino Alonso, propietario del mismo. En marzo del pasado año, Ecologistas en Acción entregaba en la Delegación Territorial del Gobierno de Aragón en Huesca las 6.000 firmas recogidas para pedir la expropiación de la citada cueva.