Victorino Alonso, recibido con huevos e insultos en los juzgados de Cangas del Narcea

RTPA

El empresario Victorino Alonso ha comparecido hoy durante tres horas ante el juez de Cangas del Narcea por la supuesta desaparición de 577.000 toneladas de carbón propiedad de Hunosa.
A las puertas de ese juzgado de Cangas se concentraron muchas personas indignadas, desde trabajadores, mujeres del carbón hasta vecinos de Degaña, Ibias y Cangas que recibieron y despidieron al empresario leonés con gritos, insultos y huevos. Precisamente, se había desplegado un amplio dispositivo de seguridad cercando el juzgado con vallas.
Victorino Alonso ha insistido en su defensa frente a HUNOSA y ha negado que el carbón que la hullera pública le reclama haya desaparecido. “Ha contestado a las preguntas que le han hecho que creo que están en línea con el segundo informe de la perito que declaró la semana pasada y que confirma que el carbón de la ETC está donde está, es decir, en las instalaciones de Unión Minera del Norte y Coto Minero Cantábrico, que ha estado alli siempre y que en ningún momento han faltado toneladas pese a lo qe HUNOSA pretende”, señaló el abogado del Grupo Alonso, César Garnelo, a la salida de los juzgados.
El Grupo Alonso insiste en que, si en el primer informe redactado por la perito faltaban algo más de 500.000 toneladas de carbón, fue porque HUNOSA, no quiso contar todas las pilas que debía. Si se demuestra su inocencia, explica el abogado de la defensa, Alonso no descarta demandar a HUNOSA por calumnias.
“Si uno presenta una acusación formal, como es una querella, imputando a alguien la comisión de un delito de estafa, otro de apropiación indebida y otro de falsedad documental tendrá que suponer que, si no lo puede probar, la otra parte de puede acusar de calumnia ya que, efectivamente, está haciendo una acusación que es falsa”, dijo Garnelo.
La declaración de Alonso cierra la lista de comparecencias requeridas por HUNOSA y ahora, será el juez quien decida si solicita más pruebas y declaraciones.
Mineros, mujeres del carbón y vecinos a las puertas de los juzgados de Cangas
La mañana ha sido relativamente tranquila en el exterior del juzgado de Cangas mientras se esperaba la llegada y la salida de Victorino Alonso aunque mineros, mujeres del carbón y vecinos, han mostrado su indignación por las medidas de seguridad que se habían preparado.
A las puertas del juzgado de Cangas del Narcea se respiraba hoy impotencia, rabia y también ganas de lucha. Desde antes de las 9.00 horas de la mañana los mineros, las mujeres del carbón y los vecinos han establecido su posición y han dejado claro que están indignados por la situación de abandono en la que se sienten y por las medidas excepcionales que se han tomado para recibir a Victorino Alonso.
Las emociones estaban hoy a flor de piel sobre todo entre los que viven los impagos y las huelgas en primera persona. Unas trescientas personas se han reunido ante el juzgado pero detrás de la barrera de una treintena de efectivos de la guardia civil y de las vallas de seguridad que se han instalado.
Vuelta al trabajo en la mina de Cerredo
El lunes hay convocada una reunión entre el Grupo Alonso y los representantes de los trabajadores de Huminsa y está en juego el retorno a la actividad en la mina de Cerredo.
Si los trabajadores deciden abandonar la huelga y comienzan a trabajar, en la mina no solo trabajarían los empleados de la explotación de Degaña, sino que el grupo Alonso tiene previsto desplazar a parte de la plantilla de la mina de Santa Cruz, en León, y a parte de la plantilla de Pilotuerto.
Si los mineros aceden a regresar al tajo, saben que lo harán sin cobrar sus nóminas y no se les abonarán hasta que la empresa no entre en concurso de acreedores.
Luis Manuel Fernández, miembro del comité de empresa de Cerredo (SOM), ha explicado a TPA Noticias que, además de comenzar sin cobrar, lo harían sin un calendario de pagos. “Estamos tratando con la empresa a ver si antes del concurso de acreedores nos puede pagar alguna nómina”, dijo Fernández.
Anuncios

Victorino Alonso declara como imputado en el juicio por la destrucción del yacimiento de la Cueva de Chaves

Fuente: Radio Huesca

Victorino Alonso asegura que él no tomaba las decisiones para la destrucción de Chaves

El empresario Victorino Alonso declaraba este martes en el Juzgado de Instrucción número Tres de Huesca por el caso de la destrucción del yacimiento de la Cueva de Chaves. Sólo acepta su participación indirecta en la empresa propietaria del coto donde se encuentra el yacimiento, pero asegura que él no tomaba las decisiones, y que sólo conoce el coto porque iba a cazar 2 o 3 veces al año. En el año 2009 una máquina entró a la cueva y destrozó uno de los yacimientos neolíticos más importantes de la Península Ibérica.

Había dudas respecto a la comparecencia del empresario minero, puesto que en numerosas ocasiones, aunque por otros casos, ha hecho caso omiso a requerimientos similares de la justicia, pero finalmente viajaba a Huesca para declarar.

Su abogado asegura que no tiene ninguna relación con la sociedad Fimbas, la que gestiona el coto donde se encuentra el yacimiento, “ni con ninguna decisión que se haya tomado al respecto”. De esta forma el abogado defensor intenta echar por tierra las acusaciones de destrucción de uno de los yacimientos neolíticos mejor conservados de la Península Ibérica.

Los abogados de la acusación, la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Aragón, Ecologistas en Acción y Apudepa, creen que Alonso conocía la importancia de la cueva y el valor incalculable del yacimiento, pero ordenó la actuación que terminó con los vestigios neolíticos. Ahora trabajarán para demostrar la relación directa y de momento hay un testigo que ha declarado que era Alonso quien daba las órdenes tanto en Fimbas como en la empresa propietaria de la máquina que destrozó los restos arqueológicos.

En el año 2009 una máquina procedió a la excavación indiscriminada de la cueva para habilitarla como corral para los animales que luego cazaba en el coto. Los restos arqueológicos de las capas superiores quedaron destrozados.

Hay otros imputados en el caso, Alejandro Millet, representante de la empresa Fimbas en el propio coto de Bastarás y Antonio Francisco de la Fuente, administrador de Fimbas.

En este caso continúa en fase de instrucción y, según el abogado de Ecologistas en Acción, Pablo Malo, el juicio podría tardar 2 o 3 años en producirse.

Pinchar aquí o en la imagen para ver video

_____

Recordemos:

Marcha al monte público liberado de Bastarás

Ecologistas en Acción

Ecologistas en Acción realizó su tercera marcha a la finca cinegética de Bastaras, propiedad del empresario Victorino Alonso y que se encuentra en pleno Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara.

En este caso se trataba de celebrar la recuperación del monte público “Las Foces de Rodellar” que durante casi cuatro décadas ha estado usurpado y vallado por la empresa FIMBAS.S.A. Por otro lado, también se trataba de recordar que todavía quedan muchas cosas por hacer en todo el cúmulo de irregularidades que rodean a la finca de Bastarás.